PODEMOS PREVENIR LAS CAIDAS EN NUESTROS ADULTOS MAYORES

​Podemos evitar las caídas y sus consecuencias desfavorables (lesiones en piel, fracturas, pérdida de la capacidad de valernos por nosotros mismos, miedo a caer), con este sencillo 1, 2, 3:

1. Identificar las caídas y a quienes están en riesgo de seguir cayendo:

Todas las personas adultas mayores que tienen los siguientes factores de riesgo están en riesgo de caer, seguirlo haciendo, o de tener graves consecuencias de su salud por caídas:

  • Caer dos o más veces en un año.

  • Problemas visuales (cataratas, glaucoma, baja visión, ceguera) y auditivas (sordera, audífonos inadecuados o no usarlos).

  • Ansiedad, depresión, demencia, enfermedades neurológicas (Neuropatías, Parkinson por ejemplo).

  • Enfermedades del corazón ( falla cardiaca, cardiopatías), pulmonares ( bronquitis crónica, fibrosis pulmonar , (EPOC), hígado (cirrosis), del riñón (enfermedad renal crónica) hueso, músculo y articulaciones (artrosis, artritis, osteoporosis, sarcopenia), diabetes mellitus .

  • Medicamentos y combinaciones entre ellos.

  • Personas adultas mayores que requieren ayuda de otros para sus actividades básicas diarias como baño, vestido, alimentación, uso de sanitario, traslados.

En caso de tener uno o varios de estos factores de riesgo, te sugiero consultar tempranamente a una persona especializada en la salud del adulto mayor en búsqueda de soluciones preventivas.

2. Asegurarnos que el hogar sea un ambiente seguro libre de caídas:

Mediante la identificación y corrección de los factores adversos que nos ponen en riesgo de caer: iluminando adecuadamente habitaciones, corredores y baños. Corrigiendo superficies irregulares (asegurando baldosas, pisos, retirando sobresaltos o divisiones), evitando tapetes sueltos, pisos húmedos, objetos bajos como sillas o mesas pequeñas; instalando barras en los baños, pasamanos en las escaleras o corredores o asegurando los que están instalados. Debemos confirmar periódicamente el buen estado de caminadores, bastones, muletas o sillas de rueda.

Cuidar de nuestra salud es un propósito muy amplio, pero si lo hacemos diariamente y con esmero lo lograremos. Esto incluye:

Ejercitarme diariamente. En general hacer actividad física que incluya ejercicios para el fortalecimiento de músculos de brazos y piernas, del equilibrio y la coordinación , realizados dos a tres veces por semana, es beneficiosa no solo para prevenir caídas, sino para la salud en general. En estudios clínicos, la práctica diaria de Tai chi (arte marcial con aplicaciones terapéuticas originario del imperio chino) ha demostrado que permite conseguir mayor equilibrio físico y evitar la frecuencia en las caídas.

En mundo de ancianos (búscalo más adelante en la página) te enseñamos unos ejercicios básicos y prácticos para estirar y fortalecer brazos y piernas. Puedes hacerlos mañana y tarde.

  • Prevenir y tratar las enfermedades crónicas: si asistes a control de tus enfermedades, el personal médico y de enfermería podrá identificar tempranamente otras enfermedades o las complicaciones de las que ya padeces, en búsqueda de un tratamiento adecuado. Las personas con diabetes mellitus, pueden desarrollar neuropatía que origina adormecimiento, dolor o pérdida total de la sensibilidad en piernas, pies y manos, llevándola a tropezar y caer con frecuencia, este es el tipo de complicaciones que se pueden identificar y prevenir con un correcto seguimiento de las enfermedades crónicas.

Garantizar la condición optima de gafas, audífonos, cuidado de los pies y uso zapatos con suela antideslizante es necesario.

Una nutrición adecuada, con un aporte adecuado de proteínas (carne, pollo, pescado, huevo, leche), en tres porciones diarias iguales en las comidas principales (desayuno, almuerzo y comida), frutas y verduras en cinco porciones diarias, nos permite tener una buena salud y mantener nuestros músculos y huesos fuertes. En caso que yo no pueda consumir mi aporte de proteínas diario, puedo hacer uso de suplementos nutricionales ricos en proteínas, vitaminas y minerales.

Posiblemente al hacer una evaluación individual del adulto mayor que cae o en riesgo de caer, debamos intervenir otras condiciones, pero las anteriores recomendaciones te permitirán reconocer precozmente, cuando pedir atención a un especialista en la salud del anciano, con el fin de evitar complicaciones posteriores.


Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes