HAY CAMBIOS ASOCIADOS AL ENVEJECIMIENTO PUEDEN HACERNOS PERDER PESO




Después de la tercera década de la vida perdemos aproximadamente el 40 % de nuestra masa muscular y se produce un cambio por tejido graso, el cual continúa hasta los 65 a 70 años, no es infrecuente ver como brazos y piernas se adelgazan y el abdomen aumenta de tamaño en las personas ancianas. Usualmente hay un pico de peso corporal hacia la quinta o sexta década de la vida que puede permanecer estable hacia los 65 a 70 años para luego disminuir lentamente hacia el resto de la vida.


Cuando envejecemos se producen cambios en nuestro cuerpo que alteran la capacidad de disfrutar los alimentos, específicamente disminución del olfato y alteración del gusto, este último que se pierde dramáticamente, incluso muchas veces con dificultad para reconocer distintos tipo de sabores o incluso sintiendo desagradables sabores que antes no lo eran (por ejemplo salados, ácidos o agridulces).


Cuando envejecemos se produce pérdida de apetito que puede estar relacionada con cambios digestivos que enlentecen la velocidad con que el estómago y el intestino se mueven, llevando a distensión del estómago y sensación de llenura fácil, llevando a que comamos menos y a la pérdida de peso. Al disminuir la actividad física, se pierde la necesidad de consumo de energía que favorece a la disminución del apetito.



Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes